Home » Exposición » Sección Oficial » Adriana Lestido. Antártida negra

Adriana Lestido. Antártida negra


ACCIONA, Casa de Ámerica y PHotoESPAÑA
Casa de América — Calle Marqués del Duero, 2, 28014, Madrid  

  • Lun-vie / Mon-Fri: 11.00 h - 19.30 h
    Sáb / Sat: 11.00 h - 15.00 h
    Dom / Sun: cerrado / closed

Entrada libre / Free admission
METRO: Banco de España | Recoletos. BICIMAD: Estación 20


En todo fin hay un principio, cree Adriana Lestido, y con ese espíritu partió hacia el fin del mundo, en busca del blanco absoluto. Llegó a la Antártida con la intención de comprender lo que la naturaleza le podía decir sobre la inmensidad a través de la austeridad del paisaje.

 

Durante su estancia en el continente antártico se iba a alojar en la hermosa base Esperanza, pero por azares del destino acabó en la base argentina de isla Decepción, y ahí en una casita en la ladera de un volcán. El paisaje era gris y negro, el suelo se cubría de arena caliente y de nieve derretida; el único blanco era el de la bruma casi constante. Todo lo que esperaba Lestido de la Antártida tuvo que reformularse, y ahí comenzó un nuevo viaje, Antártida negra.

 

Antártida negra es una confesión emocional y creativa que provoca y conmueve. Trata de una artista y su búsqueda, mientras visita paisajes oníricos y crea un relato de viaje directo, llano y sin pretensiones. Las fumarolas humeantes, los lobos marinos, los pingüinos, los enormes huesos de ballenas, el espesor de la albufera, las caminatas interminables cuando el tiempo daba tregua y permitía salir, ver la luz –con sus extraños anocheceres y amaneceres–, contemplar las aguas donde se juntan el Atlántico y el Pacífico, fueron parte de su diario de viaje.

 

Las fotografías fueron realizadas en febrero y marzo de 2012, en las islas Decepción y Media Luna (bases argentinas Decepción y Cámara), y durante el trayecto en el Buque Beagle por los mares antárticos. Adriana Lestido no busca fotografiar lo que ve, sino lo que percibe pero su ojo no llega a ver. La fotografía es para ella una herramienta que le permite comprender el misterio de las relaciones humanas. A partir de sus imágenes en blanco y negro, las emociones básicas son las que le dan sentido a su trabajo. Para Lestido es imprescindible saber que está haciendo algo transformador, tanto para el que observa como para sí misma, y que el espectador pueda sentir propias las imágenes que le ofrece.
share twitterfacebooklinkedinemailwhatsapp