Català-Roca. La lucidez de la mirada

Català-Roca. La lucidez de la mirada

02.06.2022
- 18.09.2022
Organizador
Comunidad de Madrid. Consejería de Cultura, Turismo y Deporte, Dirección General de Patrimonio Cultural, Subdirección General de Patrimonio Histórico y PHotoESPAÑA
Comisario/a
Oliva María Rubio

Sede

Comunidad de Madrid. Sala El Águila
Ramírez de Prado, 3, 28045 Madrid
Horario

Lunes-sábado
10.00 h. – 14.00 h. / 16.00 – 20.00 h.
Domingos y festivos
10.00 h. – 14-00 h.

Lunes de julio y agosto cerrado

Entrada
Entrada gratuita / Admission free

METRO: Delicias
CERCANIAS: Delicias
BICIMAD: 118

T: +34 917 208 848
Català-Roca. La lucidez de la mirada

Una exposición que rinde homenaje a una de las grandes figuras de la fotografía contemporánea española en el centenario de su nacimiento

Català Roca fue el padre de la generación que renovó el lenguaje fotográfico y un referente para la generación posterior.

Cuando se cumplen los cien años de su nacimiento, la figura de Francesc Català-Roca (Valls, Tarragona, 1922 – Barcelona, 1998) se afianza como uno de los fotógrafos fundamentales de la fotografía humanista documental de la posguerra española.

Conocedor de la fotografía artística de vanguardia y de las tendencias experimentales que precedieron a la guerra civil, preocupadas por la búsqueda de un lenguaje expresivo, estético, en el que la forma predominaba sobre el contenido, Català Roca se decantó en la posguerra por una fotografía humanista documental que diera cuenta del contenido, que reflejara la realidad que le circundaba por encima de cualquier experimentación artística. Es en los años cincuenta cuando su estilo se consolida. Un estilo personal marcado por una mirada propia que se manifiesta en el manejo de la posición de la cámara con encuadres precisos que evitan la frontalidad, la utilización de picados y contrapicados, el dominio de la luz y del claroscuro, la búsqueda del equilibrio y la introducción del dinamismo, así como en su gran amor y empatía por aquello que fotografía. 

Català-Roca supo compendiar los conocimientos técnicos adquiridos durante los años en que trabajó en el laboratorio de su padre con sus conocimientos de las tendencias fotográficas de la época de entreguerras y ponerlos al servicio de una fotografía que diera cuenta de la realidad del país en que vivía. Ello dio como resultado trabajos tan destacados como los que hizo en Madrid y Barcelona, ambos libros publicados por la editorial Destino en 1954, y que, de no haber sido por las circunstancias políticas de nuestro país y el consiguiente aislamiento en el que todavía se estaba viviendo, hubieran formado parte de la historia de los grandes libros de fotografía de ciudades.

ES EN